Archivo de la etiqueta: Artes marciales

Una de Artes Marciales

Siempre me han gustado las artes marciales. Hubo una época en la que era muy común en los colegios (al menos en los de Almería) hacer actividades extraescolares. Podías apuntarte para aprender deportes como el balonmano, voleibol, atletismo, cualquiera menos fútbol. Curiosamente, el deporte más popular en este país y posiblemente el que la mayoría de niños habríamos elegido. De hecho es lo que hacíamos a esa edad al salir del colegio. Dos piedras en mitad de la carretera hacían de portería y cuando venía un coche nos apartábamos. Pero eso es otra historia, que me desvío del tema. A lo que iba, incluso podías hacer Taekwondo. Y yo me apunté. Aún recuerdo nombres de algunos golpes: ‘Ap chagui‘, ‘Tui chagui‘, ‘Mondolio chagui‘ (sonaba así pero no sé si está bien escrito. El coreano no lo tengo muy por la mano). Recuerdo que en la primera clase el profesor aún iba vestido de calle, no sé muy bien porque, pero la cosa es que quiso hacer una demostración con su ayudante y al ir a darle un ‘Mondolio chagui‘ (patada giratoria) simulado, midió mal y le abrió una brecha en la ceja con la hebilla del zapato. Vamos que entre la destreza de los profesores y que para acudir a las clases en el colegio había que cruzar un descampado, lleno de ‘delincuentes juveniles’, que cada tarde intentaban robarte algo, preferí pasar las tardes dibujando, leyendo cómics o pateando el balón en la carretera.

Mi otro contacto en primera persona con las artes marciales fue siendo ya adolescente. Mi tío me dijo que daban clases gratuitas de Kárate Kempo en el polideportivo y que podíamos pasar esa tarde para hacer una de prueba. Le dije que de acuerdo que nos veíamos más tarde. El caso es que esa tarde me dio por comerme un paquete de galletas del ‘príncipe‘ entero. Y media hora después empezamos la clase. Hasta ahí todo bien, el problema vino cuando, después de un buen rato de ejercicios de resistencia, casi sin descanso, el profesor nos reunió a los nuevos para explicarnos algo. Mientras él hablaba yo oía su voz muy lejos, y notaba como el cuerpo se me iba hacia delante sin poder hacer nada. Me desmayé sobre el profesor por un corte de digestión. Esa fue la primera y única vez en mi vida que he perdido el conocimiento. Vamos que fue una señal divina indicándome que mi destino no era triunfar vistiendo un kimono.

Tras esta experiencia mi contacto con las artes marciales ha sido como el de cualquier otro mortal. Ver películas de ninjas (series como las ‘Tortugas Ninja’ también entraban en esa categoría), samuráis, a David Carradine en ‘Kung-Fu’, Bruce Lee en películas como ‘Operación Dragón’ y  posteriormente a Chuck Norris (antes de que se convirtiera en un Ranger de Texas), Jean-Claude Van Damme, Jackie Chan o Jet Li. Aunque el que más me ha sorprendido últimamente ha sido Tony Jaa. Impresionante lo que es capaz de hacer este tailandés. Os recomiendo la película ‘Ong Bak‘ donde muestra todas sus habilidades y con la que se hizo famoso.

Para terminar os dejo con un impresionante video donde podréis ver lo que puede llegar a hacer un ser humano gracias a las artes marciales. Ya me contaréis que os parece.

¿Te ha gustado el artículo?. Ayúdame dejando tu comentario o compartiéndolo con tus amigos mediante los botones de Facebook y Twitter. Gracias.